Complejidad Organizacional

Juego de Dados

Las distintas situaciones y escenarios que se genera en las organizaciones gracias a la interacción dinámica entre variables no se deben precisamente a saltos aleatorios de estados de consecuencias impredecibles que lleven a la confusión y completo desorden (situación que será comentada a detalle en los siguientes capítulos). Sin embargo así parece, y en muchos casos nos sentimos a merced de las circunstancias que juegan con el destino de la organización y hacen de cada día de trabajo una labor ardua por dar sentido a lo que ocurre en cada departamento de la empresa. Y así hemos llegado a llamar a este estado de confusión organizacional caos.

Pareciera como si una inteligencia superior jugara a los dados en la organización, provocando situaciones de enredo y desorden. Así, somos parte integral de la confusión que se genera en el juego organizacional, para que durante la semana pasemos el tiempo tratando de desenredar el nudo de variables y estados entremezclado que en apariencia no tiene forma de resolverse.

Para tratar de recrear de alguna manera este estado de desorden aunque sea de manera simplificada tratemos de imaginar a la organización como un juego de tres dados:

  1. Cada dado representa un vector organizacional: Tecnología, Administración y Humano.
  2. Cada cara se traduce en una variable relevante de cada vector.
  3. Al lanzar los dados, las tres caras aportarán la situación relevante del momento.
  4. Finalmente basta generar un enunciado que integre a las tres variables

Seleccionemos algunas variables relevantes para cada vector y hagamos el experimento:

Tecnología (procedimientos, producto, mantenimiento, refacciones, instalaciones, equipos)
Administración (políticas, documentación, planeación, control, diseño, estructura organizacional)
Humano (capacitación, antigüedad, nivel técnico, desarrollo, motivación, grupos)

Entonces si lanzamos los dados podremos encontrar cada ocasión un escenario relevante:

  1. Tecnología = Mantenimiento
  2. Administración = Control
  3. Humano = Grupos

Para concluir nuestra "simulación simplificada" de la complejidad solo resta llenar los huecos que quedan entre estas tres variables resultantes, a fin de recrear un escenario común en la vida organizacional.

Resultado = Existe un inefectivo Control del Mantenimiento por parte de los Grupos de trabajo.

Si sabemos que sólo en este juego se pueden presentar 6(3) (6 variables y 3 vectores) = 216 estados, imagínese la posibilidad de escenarios cuando sabemos que los 3 vectores de los que hemos hablado cuenta con cientos de variables y que por otro lado existen correlaciones entre estas. Un verdadero Caos imposible de comprender.

La realidad es que dentro de la organización existe una dinámica impresionante por el número de interacciones entre elementos y variables que se dan a cada instante en busca de lograr lo objetivos de la organización. Dentro de la empresa fluyen simultáneamente flujos de información, recursos, transformaciones de insumos en productos, así como existen distintos departamentos, grupos e individuos buscando lograr cada uno sus objetivos a través del intercambio de información y servicios. Al multiplicarse los elementos, departamentos o productos la administración tiende a hacerse más compleja y a requerir recursos proporcionales para controlarla.

Aquí me gustaría mencionar que no es el tamaño de la organización una característica definitiva para considerarla compleja. Un pequeño taller con un solo producto pero que no cuenta con un equipo y la capacitación de su personal adecuada para la producción comenzará a experimentar de la complejidad en la administración al enfrentarse a clientes ansiosos por que se les entregue el producto. Por lo tanto la complejidad no es privativa del tamaño sino que es más bien la diferencia residual entre lo que se demanda al sistema y lo que este puede ofrecer.

Sin embargo, las organizaciones aún con este aspecto permanente de cambios hacia el desorden presentan patrones de conducta predecibles que debemos entender y con ello tener la posibilidad de predecir y modificar. Afortunadamente la organización presenta una coherencia entre las partes que permiten su desempeño razonablemente bueno a pesar de su complejidad y aparente desorden. Lo que sucede es que la organización esta sujeta a ciertos principios emergentes de actuación que permiten entender las diferentes conductas relevantes la definen. Comprendiendo estos principios podremos establecer una estrategia de modelación y predicción de conducta, de tal forma que resulte lógico entender lo que ocurre, por qué ocurre y cómo debemos actuar para intervenir correctamente en la conducta del sistema. Sin embargo aún debemos de elaborar más en cuanto a la complejidad.