Contribuciones a la Economía


"Contribuciones a la Economía" es una revista académica con el
Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas
ISSN 16968360

Japón y su tendencia a la recuperación económica

Ernesché Rodríguez Asien  (CV)
Universidad de la Habana, Cuba
rodriguezasien@yahoo.es

Antecedentes económicos del año 2006 en Japón.


Antes de abordar la situación actual de la economía nipona en el año 2006, seria recomendable hacer un poco de historia , pues el problema económico que ha caracterizado a Japón durante estos últimos años de crisis financiera se pudieran centrar en  cinco aspectos claves: la gran deflación en la economía real y los créditos de difícil recuperación de los bancos; el grave deterioro de las economías regionales; el estancamiento del sistema empresarial; la disminución del gasto por parte de los consumidores y la poca eficacia y transparencia en la política del gobierno.

Como consecuencia de las convulsiones del sistema financiero, cada año después del colapso de la economía de burbuja de principio de la década de los noventa, el valor de los activos se ha ido reduciendo a un ritmo de más de 100 millones de millones de yenes anuales. Así, como resultado del derrumbe de los precios de las acciones y de las propiedades que actuaban como garantía de sus créditos, los bancos japoneses habían  acumulado préstamos en mora por un monto de más de 1 millón de millones de dólares (25% del PIB) de los cuales el 30% eran  directamente incobrables.


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Rodríguez Asien, E. :  “Japón y su tendencia a la recuperación económica" en Contribuciones a la Economía, abril 2007. Texto completo en http://www.eumed.net/ce/

 

Este derrumbe ha tenido graves repercusiones: algunos grandes bancos han quebrado y muchos otros han sido estatizados para ser “saneados” y luego reprivatizados. La deuda total de las compañías bancarias y financieras  ha venido en aumento, así también el número de quiebras del sector corporativo, que en abril de 2003 alcanzaba la cifra de 1514 quiebras empresariales, principalmente motivadas por las caídas de las ventas (bajos precios y poco consumo), el estancamiento industrial y las dificultades en la recuperación de los créditos. Pero el caso del  sistema bancario es mucho mas grave, ya que los bancos japoneses tienen inflados los valores de las propiedades que han recibido en garantía en más del doble de su valor de mercado.[1]

En el caso de las familias japonesas, debido a la disminución en un 70% del valor de las  casas adquiridas mediante créditos hipotecarios, se anuncian pérdidas en el orden de 250 mil millones de dólares. A pesar de las bajas tasas de interés, en la actualidad las hipotecas absorben alrededor del 8% del ingreso personal disponible.

Una de las medidas que todavía se está aplicando y que no acaba de resolver el problema, fue la reducción sustancial de las tasas de interés para permitir que los deudores morosos reestructuraran sus obligaciones y para impulsar el crédito al consumo. La baja de las tasas de interés alcanzó el record histórico de cero, para los préstamos del Banco de Japón (Banco Central) al sistema bancario. Pero como ese no ha bastado, el gobierno había  inyectado hasta el 2003 aproximadamente 67 millones de dólares a los quince mayores bancos para mejorar sus balances. Además, ha financiado la fusión de toda una serie de bancos e instituciones problemáticas y otras quebradas fueron directamente estatizadas.

A pesar de estas medidas, la situación de los grandes bancos habían seguido prácticamente igual, ya que no tienen a quien otorgarle préstamos porque el país todavía estaba lleno de empresas endeudadas y demasiado débiles para invertir en el futuro. El hiperendeudamiento, el exceso de la capacidad instalada, la extrema debilidad de los mercados y los nulos beneficios explican que la demanda de crédito bancario por parte de las empresas haya registrado su mayor declinación en toda la historia después de la segunda guerra mundial.

Uno de los hechos relevantes en 1999, como muestra de este caos económico, es la quiebra de dos importantes bancos regionales, el Kokumin Bank y el Namihaya Bank. Este último es significativo porque se trata  de un banco creado con la fusión, financiada por el gobierno, de otros dos bancos virtualmente quebrados. La crisis de la banca regional, que hasta el momento había estado en un segundo plano, ya se convertiría en algo muy preocupante  para  el gobierno nipón. [2]

Con respecto al problema de las autonomía de las regiones de Japón, es importante señalar que el gobierno central es  quien distribuye alrededor  del 70% de los ingresos fiscales que recauda de las administraciones locales y utiliza su poder fiscal para mantenerlas controladas. En este sentido, las necesidades locales reales no tienen probabilidades de ser aprobadas por el gobierno. Este se limita a dar el visto bueno a solicitudes de tipo estándar y generalizadas, sin tomar en cuenta la particularidades locales.

Con el fin de solucionar esta problemática y para acelerar  la reforma estructural, se aprobó en 2003 la creación de 57 zonas económicas especiales, que están sujetas a un trato preferencial de liberación, incluidas ocho zonas en las que las empresas privadas podrán emprender actividades agrícolas.

Para revitalizar y dar mas independencia a las regiones, se pretende lograr un desarrollo basado en las especificidades de las regiones para que puedan cubrir con sus propios fondos sus necesidades de la administración local, asegurando el ingreso de los impuestos locales.

La zona especial se deja en manos únicamente de la iniciativa de los municipios y debe propiciar la competencia entre las regiones. Después de la aprobación de la asamblea local, cada municipio solicita al gobierno central la extensión de la regulación que impida participar en las nuevas actividades y de esta forma se comienza a formar “las zonas especiales” Según el secretariado de Estado encargado de las zonas especiales, Yoshitada Konoike, las provincias y municipios han enviado peticiones al gobierno para establecer otras 129 zonas económicas especiales. Dichas zonas son las primeras de desregulación que tiene Japón y formaban  parte de las reformas estructurales del entonces primer ministro Junichiro Koizumi.[3]

El entorno económico desfavorable ha limitado la inversión en proyectos nuevos. El famoso triangulo de acero (políticos, burócratas y empresarios), que fue la base del sistema de toma de decisiones durante la época de crecimiento acelerado, actualmente está en crisis: sólo hay que observar la gran diferencia entre burócratas y empresarios. Corregir esta situación implica restablecer un sistema de incentivos que premie el esfuerzo emprendedor del empresario japonés.

Hasta cierre del 2005, el cuarto problema que enfrentaba la economía japonesa actualmente radica en la falta de incentivos para el consumo personal. Esto se debe principalmente a la inseguridad laboral que afecta a Japón desde el principio de los años noventa. Pese al fuerte descenso generalizado y continuo de los precios (deflación), la desconfianza mantiene el consumo estancado, y  es que la deflación reduce los beneficios de las empresas, estimula el desempleo, la disminución de los salarios y agrava las deudas de los bancos.

La inseguridad en el ingreso laboral y el desempleo han desestimulado el consumo y aumentado el ahorro motivo-preocupación. Este problema de la disminución de la demanda interna ha traído problemas serios a la economía nipona, ya que el consumo personal representa el 60% del producto interno bruto japonés, que es clave para la salud económica del país.

Los ancianos cuidan celosamente sus ahorros; las familias con niños están reduciendo sus gastos e incluso los “solteros parásitos”  ---- jóvenes que disponen de sueldos generosos para gastar y aún viven con sus padres ---- están comenzando a cambiar sus costumbres derrochadoras. Según dicen algunos especialistas “la probabilidad de recuperación de la demanda domestica es casi nula”. La única manera de recuperar el consumo es aumentar los ingresos y no hay formula mágica para lograrlo.

En el segundo semestre de 2003 las cifras revelaron que el gasto de los consumidores avanzó apenas 0.3% respecto al trimestre anterior. En este sentido, los expertos manifestaron que muchos consumidores acudieron a sus ahorros y advirtieron que el alza en el consumo es imposible mientras la tasa de desempleo se mantenga alta.[4] La tasa de desempleo llegó a alcanzar el record de 5.5% durante tres meses consecutivos en el 2003.

Los japoneses tienden a ahorrar cada vez mas de lo que tradicionalmente lo han hecho, lo cual ha limitado de manera significativa la capacidad del mercado interno para impulsar la demanda. Muchas personas ahorran por temor a quedarse sin empleo y no existe una seguridad social estable.

La alta propensión al ahorro debe interpretarse como un síntoma de desesperanza  en algunas de las economías asiáticas. La incertidumbre con respecto al futuro ha elevado el nivel de ahorro de Japón, pero también contribuye a la deflación en ese país. Obviamente, un incremento en el ahorro significa que hay menor demanda. Esto hace que las empresas se encuentren sosteniendo grandes inversiones y obteniendo bajas ganancias, mientras recurren al recorte de precios necesario para deshacerse de los excedentes de stock. Al mismo tiempo, hay una reducción en el empleo que induce a los compradores a ahorrar más y gastar menos. Según se dice “los norteamericanos consumen más de lo que producen, y los japoneses  producen más de lo que consumen”; la desaceleración de la demanda en este país no va a invertir esa tendencia.

El deterioro de la demanda interna, el enfriamiento de las exportaciones de Estados Unidos, la debilidad de las economías asiáticas, la volatilidad de los mercados bursátiles y sobre todo las dificultades del sector bancario y financiero, constituyen las causas fundamentales del estancamiento económico japonés.

 El quinto y último problema es la ineficiencia y la opacidad del sector público: el pueblo nipón ha perdido la confianza en la política  económica  del gobierno para mejorar la situación económica. Las promesas incumplidas por parte de los primeros ministros, la ineficiencia en la aplicación de las medidas anunciadas y la inestabilidad política han influido en la perdida de confianza en el gobierno. Durante los últimos catorce años, Japón ha tenido once primeros ministros. Las encuestas realizadas apuntan que un alto porcentaje de la población no cree ni en los políticos, ni en los partidos; mientras los escándalos de corrupción que se han presentado recientemente contribuyen a esa percepción.

La inestabilidad política debido a la corrupción y la falta de una conciencia para sacar al país adelante ha sido también un factor clave en la situación de la economía nipona. Un ejemplo de ello fue la  poca o nula gestión realizada por el gobierno del impopular ex primer ministro japonés, Yoshiro Mori, que tuvo que renunciar a su cargo a principios de 2001, después de haber estado solamente un año en el cargo, debido a una serie de escándalos, falta de transferencia e iniciativas para levantar la economía, lo que resultó en una crisis generalizada de credibilidad hacia el gobierno.

El anterior  primer ministro Junichiro Koizumi, quien sustituyó a Mori en abril de 2001, a diferencia de la pasividad de sus antecesores contaba  con una popularidad exclusiva; es miembro del Partido Liberal Demócrata y se ha comprometido a sacar a Japón adelante con una serie de reformas estructurales, fiscales y económicas.

Tras los intentos infructuosos  de numerosos primeros ministros para sacar a Japón de la peor crisis de la posguerra, los japoneses parecen estar dispuestos a dar una oportunidad a un político  que no promete seguridad y nueva vida, sino que admite que las reformas necesarias para reactivar la economía tienen precio.

Los sucesivos gobiernos japoneses desperdiciaron toda década de los noventa buscando la vía para sacar al país del estancamiento. Uno tras otro, adoptaron “once paquetes de estimulo fiscal” (aumento del gasto público, incluido el gasto armamentista y reducciones de impuestos), por un monto de 5 millones de millones de dólares, una cifra  superior al PIB japonés (4,5 millones de millones de dólares). Al fracaso de cada uno de estos paquetes para sacar adelante la económica, le sucedía uno de mayor envergadura.

En el curso de la década de los noventa, como consecuencia de la inyección de fondos públicos, la deuda japonesa creció hasta alcanzar los 6 millones de millones de dólares, equivalente al 120% del PIB a finales de 1999. La fenomenal inyección de gasto público no logró sacar al país de la recesión porque las empresas sobre endeudadas y con una enorme capacidad instalada excedente, no necesitaron aumentar sus inversiones. La mayoría de las empresas del estado ya están sobre endeudadas y enfrentan obstáculos insuperables para pagar los intereses  de esos créditos, por lo tanto temen endeudarse cada vez más.

Las reducciones impositivas no lograron aumentar el consumo privado porque las familias no aumentaron sus ingresos efectivos, como consecuencia de la generalizada caída de los ingresos asalariados (por el aumento del desempleo y la reducción de los salarios nominales).

Para el economista estadounidense Ronald McKinnon, profesor de economía internacional de la Universidad de Standford, el prolongado estancamiento de la economía japonesa se ha convertido en “el gran fracaso de la macroeconomía moderna”. Muchos analistas coinciden con esta afirmación. A pesar de aplicarse todas las políticas económicas de posguerra, éstas no han funcionado en Japón.

En los últimos años después de la explosión de la burbuja económica, la economía nipona se ha caracterizado por una vorágine de precios de activos en caída, crisis bancarias, beneficios empresarios reducidos y aumento de la deuda del estado. Muestra de ello es que a pesar de experimentar un crecimiento el Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre del 2004, causado por un incremento de las exportaciones, el consumo privado siguió reducido al igual que la producción.

Estos niveles bajos  de consumo y de producción sumado a los elevados precios del petróleo que agudizaron el encarecimiento  de las importaciones, y un lento crecimiento de las exportaciones después del primer trimestre del 2004,  implicaron una reducción del PIB en el segundo y tercer trimestre del referido año, llegando a ser  – 0,2% y  – 0,3% respectivamente.

 

 China se convirtió en  el primer socio comercial de Japón en el 2004, por delante de EEUU. Sus mayores importaciones con Japón en ese año fue la del acero, para la fabricación de teléfonos celulares y automóviles, pues se compraron  grandes cantidades de acero japonés por parte de China, estimulando las exportaciones niponas.

Analizando la recuperación de la economía nipona con todos sus riesgos, cabe señalar algunos cambios de importancia significativa que hace que su economía sea menos vulnerable. En primer lugar, la salud del sistema bancario ha mejorado de manera sustancial. Los préstamos de difícil recuperación se han reducido desde su tope de 43.2 millones de millones de yenes en marzo del 2002 a 23.8 millones de millones  en septiembre de 2004.

En segundo lugar,  Japón se ha reorientado estructuralmente con más fuerzas en sus inversiones y sus ventas hacia el Asia Oriental, que sigue siendo la región más dinámica del planeta, sobre todo el  comercio con China.

Y en tercer lugar, las empresas japonesas han realizado cambios en su sistema empresarial, reduciendo costos, deudas y manos de obra, permitiéndole mejorar sus beneficios y aumentar sus inversiones.

Hay que tener en cuenta que en el año anterior 2004, pese a la recesión del segundo y tercer trimestres, hubo un crecimiento del PIB considerable (2,7%), superior al 2003 (1.4%).

Pese a la apreciación del yen, el aumento de las exportaciones ha sido sustancial, causado por el acelerado crecimiento de las ventas a Asia Oriental (25,5%), a la UE (21,8%)  y a EEUU (9,8%). El aumento de los beneficios vinculados al auge exportador sumado a la reestructuración empresarial ha incidido en el crecimiento de la inversión privada, que ha rondado el 6% en los dos últimos años.

La inversión de capital de abril a junio del 2005 subió un 3.6% en términos reales y estuvo apoyado por un fuerte crecimiento en el sector de la construcción, las siderúrgicas  y el sector químico.

En suma, teniendo en cuenta los elementos antes señalados parece ser que la recuperación es  transitoria, dependiendo de su espiral deflacionista y de lo que acontezca en el entorno internacional durante los próximos meses. En resumen a mi criterio la recuperación de Japón hasta el momento es coyuntural pero no sostenible.

Las reformas de Koizumi

 

El 21 de junio de 2001 el Consejo del Gobierno presidido por Koizumi decidió oficialmente las directrices para las reformas estructurales, económica y fiscal.

El gobierno prometió públicamente realizar con firmeza varios cambios:

1-     El saneamiento definitivo de las finanzas de los bancos.

2-     Reforma estructural en todos los campos: principalmente en la nueva industria “tecnología de la información”, obras públicas, seguridad social y las finanzas de las administraciones locales.

3-     Reactivación de la economía impulsando la iniciativa de la empresa privada.

 

 

Siete son los programas para las reformas estructurales:

 

1)     La privatización y la desregulación

2)     El apoyo a proyectos nuevos

3)     La consolidación del funcionamiento de la seguridad social

4)     El fortalecimiento de los bienes intelectuales

5)     La innovación en el estilo de vida

6)     La activación e independencia de las regiones

7)     La reforma fiscal.

El programa de reformas consiste en apoyar con fuerza la privatización de las principales corporaciones públicas, y de convertir los organismos de Correos y Telecomunicaciones en corporaciones públicas como  primer paso a su privatización. En relación con esto a finales de 2001, el gobierno decidió privatizar cuatro corporaciones públicas relacionadas con las carreteras, empezando por la Corporación Publica de Autopistas de Japón, además de la Corporación Publica de Viviendas y Urbanización y la Corporación Publica del Petróleo.

También se ha impulsado la creación de centros competentes en el ámbito internacional creando universidades estatales gestionadas como las privadas, sin descartar su privatización. El objetivo de esta reforma de las universidades es convertir cuanto antes a las universidades estatales en corporaciones que puedan competir en el marco internacional y potenciar su capacidad en investigación y educación. Esta estrategia se propone impulsar, en los niveles de educación obligatoria, el sistema de libre elección de escuelas por parte de los alumnos, la promoción de la tecnología de la información en la educación y la generalización del aprendizaje del inglés.

El programa de apoyo a los proyectos innovadores se propone los siguientes:

 

En cuanto al programa para consolidar el funcionamiento de la seguridad social, se establece uno nuevo más “fiable”, mediante la introducción de una contabilidad individual de la seguridad social (mayor control) y de la creación de un programa eficaz de seguro médico.

 

El programa para “incrementar los bienes intelectuales” fomenta el traspaso de fondos privados a la investigación y a la educación, dando prioridad estratégica a los sectores punteros como la nanotecnología, la TI, la biotecnología, el medio ambiente, etcétera.

Todo basado en una estrategia para fortalecer la tecnología japonesa y poder competir con los países europeos y Estados Unidos.

 

El programa para innovar el estilo de  vida se propone impulsar una ciudad de rascacielos multifuncionales, una mayor participación social de las mujeres, así como la creación de una sociedad sin desperdicios, ni efectos invernaderos, y la garantía de la seguridad ciudadana y el orden público.

 

 

Para esto habrá que superar varios obstáculos legales, llevando a cabo una reforma de las regulaciones. En lugar de permitir que todo el país se derrumbe por el peso de las regulaciones impuestas uniformemente, sería prudente una audaz desregulación experimental en esas zonas especiales.

 

El séptimo programa es la reforma fiscal, que consiste en un plan de dos fases. En la primera, se aspira sanear el fisco, frenando la emisión de bonos del Estado en menos de 30 millones de millones de yenes; en la segunda fase, el objetivo es conseguir un equilibrio primario entre los ingresos y los gastos fiscales a mediano plazo y lograr así un superávit.  Japón es el único país industrializado que viene aumentando constantemente los proyectos en obras públicas sufragados por emisiones de bonos del Estado.

 

En el área de la reforma fiscal, uno de los cambios por realizar es referente a los impuestos: conseguir la rebaja de los tipos impositivos lo máximo posible, como incentivo para las empresas asegurando las finanzas necesarias para estas reducciones fiscales mediante mecanismos que no sean bonos del Estado (por ejemplo, frenando el gasto público).

 

Pero lo nuevo en la política de Koizumi es brindar una perspectiva más amplia del futuro y hacer hincapié en las reformas vinculadas a cambiar la estructura económica de una economía industrial a la del conocimiento.

Realizar una reforma estructural completa implica la creación de nuevas industrias y de oportunidades de empleo, lo cual es realizable a partir de la tecnología de la información.

 

Esto implica llevar adelante la desregulación en todos los ámbitos económicos y sociales sin excepción, precisamente para impulsar, según este criterio, el desarrollo de la tecnología de la información.

 

Con esta estrategia se aspira a convertir a Japón en un líder mundial en dicha área en cinco años. Koizumi planteó que debe realizarse la transición de una economía industrial a otra del conocimiento, que garantice la seguridad nacional y regional, así como la superación del persistente estancamiento económico que sufre la economía japonesa.

Evolución económica de Japón en el año 2006 y sus perspectivas con Shinzo Abe .

Después de las  reformas de Koizumi y de los acontecimientos en la evolución de la economía nipona durante los últimos años, analizaremos su evolución en el 2006 y las perspectivas para los próximos años con el nuevo primer ministro Shinzo Abe.

Los bancos japoneses son actualmente menos vulnerables y están en mejores condiciones para apoyar la actividad económica. En esta mejoría han influido principalmente dos aspectos, el primer aspecto es la reestructuración de las empresas y la reactivación económica del país en sentido general y el segundo aspecto los esfuerzos desplegados para intensificar la supervisión bancaria, siendo esencial para sanear el sistema bancario.

En este sentido se plantea que las empresas son más sólidas pues han reducido los costos y la capacidad no utilizada, destinando sus ganancias a reducir el endeudamiento.[5]

Se pueden resumir la eficiencia de las empresas en cuatro puntos fundamentales:

1-     Los balances de las empresas son más favorables: Se ha hecho un gran esfuerzo para  reducir la carga de la deuda dando buenos resultados sobre todo en las empresas medianas y grandes. La deuda nominal de las empresas ha bajado 125 billones de yenes desde 1996 y las razones deuda/ventas se sitúan nuevamente en los promedios observados antes de la burbuja en el sector de las manufacturas, registrándose fuertes disminuciones en el resto de la economía.

 

2-     Las utilidades han  aumentado: La reducción de la mano de obra y otros costos, el retiro de productores y proveedores ineficientes y la fuerte demanda de los últimos años, las utilidades de las empresas han ido en auge, independientemente de su tamaño.  La razón utilidades/ventas se sitúa en los niveles máximos de fines de los años ochenta, tanto en el sector de las manufacturas como en otros sectores.

3-     El exceso de capacidad se ha reducido: Desde mediado de los años noventa la reestructuración de las empresas ha incluido recortes de inversiones nuevas para reducir el exceso de capacidad. Ello permitió eliminar el exceso de capital fijo  y a partir del  2005 la utilización de la capacidad se situaba una vez más en los niveles medios de 1980-89.

4-     Los costos de la mano de obra se han ajustado: Las medidas de las empresas para deshacerse del exceso  de mano de obra también han sido fructíferas. Tras recurrir inicialmente a estrategias más convencionales, como reducir la contratación y las horas extraordinarias, las empresas han optado  por despedir trabajadores, reemplazando trabajadores a tiempo completo por supuestos a tiempo parciales y contratos de duración determinada. 

 

A tono con lo planteado anteriormente el paulatino crecimiento de la inversión que va desde el 2003, a favorecido la situación laboral con nuevos empleos y los aumentos salariales a partir del año 2005, pues la oferta de empleo se sitúa en niveles sin precedentes y actualmente el empleo a tiempo completo aumenta más rápidamente que el tiempo parcial.

 

Todas estas tendencias positivas son cada vez más palpables  para el pueblo japonés y los inversionistas internacionales. También en la bolsa de valores se reflejan estas tendencias favorables pues las cotizaciones bursátiles se han duplicado con creces comparado sobre todo con los mínimos registrados en el 2003, pues los bienes raíces después de tocar fondo han empezado a aumentar y la confianza de los consumidores empieza a incrementarse.

 

Hay que señalar que pese a la deflación persistente que ha existido durante estos últimos años ya a finales del 2005 la inflación de los precios al consumidor empezó a resurgir nuevamente.

La economía nipona tuvo un buen comienzo en el 2006 mostrando un crecimiento en sentido general, pues este comportamiento estuvo impulsado por fuertes inversiones de capital que aumentaron en un 13,9%  en el primer trimestre con respecto al igual período del 2005, el segundo mayor crecimiento de esta magnitud desde el año 1990; además del incremento del gasto personal en 0,5% y un crecimiento significativo de las exportaciones.

Los bancos nipones han mejorado su habilidad de controlar el riesgo del crédito evaluando el valor justo de los recursos del préstamo y estableciendo sistemas de dirección de riesgo más sofisticados; así como el uso de innovaciones tecnológicas financieras para fortalecer sus lazos con las compañías de finanzas y empresas.

A finales del  año 2005, la cantidad de préstamos no recuperables de los principales bancos se hallaba entre 1,2% y 3,0%,  reduciéndose frente al 8% que existía a principios  del 2002 y la situación de los bancos regionales también daban ciertas muestras de mejoría. Al no tener tanta necesidad de constituir reservas para cubrir activos  en riesgo o préstamos incobrables, los bancos han recuperado su rentabilidad, aunque sigue siendo baja a escala internacional.

En el año fiscal 2005, que comprende entre el 1 de abril de 2005 y el 31 de marzo de 2006, los seis grandes grupos bancarios japoneses registraron beneficios récord  disminuyendo  notablemente su lista de créditos incobrables, finalizando el  año fiscal entre 0,9% y 2,6% de préstamos  morosos.

 

Los beneficios consolidados netos de los seis gigantes bancos japoneses ascendieron a 3,12 billones de yenes (27,857 millones de dólares), una cifra 4,3 veces mayor que la del pasado año fiscal. Estas ganancias se la atribuyeron a la gran subida de sus acciones en los mercados bursátiles.

        

    

Es bueno señalar que pese a la cantidad de medidas tomadas durante estos años el problema de los préstamos incobrables todavía no se ha solucionado completamente; no obstante, desde 2004 el país empezó a mostrar signos de recuperación gracias a un incremento significativo de las exportaciones y en el 2005  la economía comenzó a tener un crecimiento sostenido apoyado por un despertar de la demanda interna.   

Algunos Indicadores Positivos del año 2006:

 

El producto interno bruto del tercer  trimestre del 2006 superó en un 2,0% al de segundo trimestre que fue de un 1,0%.

La tasa de desempleo, en Noviembre del 2006 fue de 4,0% inferior a igual período de año anterior (4,6%) con lo que se percibe que las compañías siguen necesitando mano de obra para mantener aumentos de producción en la recuperación económica que está experimentando el país. Manteniéndose como promedio en todo el año 2006 un 4,1%.

En Noviembre  del 2006, el superávit comercial de Japón se incrementó en 56% con respecto a igual mes del año anterior, debido fundamentalmente a un mayor intercambio comercial con sus principales socios China y Estados Unidos

Las exportaciones del 2006 ascendieron de forma significativa con relación al año anterior,  gracias a la sólida demanda internacional de autos y componentes electrónicos de Japón. Las  importaciones también crecieron en debido a que los precios de importación del petróleo, aunque disminuyeron algo en el mes, siguieron inflando la cuenta de las compras externas japonesas.

En julio del 2006 el Banco de Japón elevó los tipos de interés por primera vez en seis años, sobre la base de una expansión económica firme y precios en alza, subiendo la tasa de interés  a  0,25 por ciento, desde niveles en torno al cero por ciento. El Banco de Japón ajustará los tipos de interés  en forma gradual y en incrementos pequeños dependiendo de la evolución de los precios y la economía.

Posteriormente en la reunión del 31 de octubre el Banco de Japón decidió, por unanimidad, mantener el tipo de interés  de referencia en 0,25% tal y como esperaban el mercado y muchos analistas.

En los primeros días del mes de Enero del 2007 el Banco de Japón decidió mantener sus tipos de interés en 0,25% tras una reunión de dos días de las autoridades monetarias. La decisión fue mantener una vigilancia sobre la evolución de la inflación para asegurar la recuperación de la economía nipona, que según expertos se seguirá expandiendo de manera moderada.

En Diciembre del 2006, la moneda nipona tuvo una apreciación con relación a Noviembre de ese mismo año, pues pasó de 117,31 a 116,06 respectivamente.

Las reservas Internacionales, en Diciembre  del 2006 alcanzaron  los 895 320 millones de dólares, de los 881 273  millones que tenían en septiembre 2006.Es de señalar que las reservas niponas, después  de varios años siendo las mayores del mundo, ocupan ahora el segundo lugar a nivel global superadas por las chinas, que alcanzaron la cifra simbólica de un billón de dólares.

 

 

El nuevo  Primer ministro Shinzo Abe

El 26 de septiembre del 2006, fue elegido como Primer ministro de Japón  Shinzo Abe  de   52 años de edad, llegando al poder  como presidente del Partido Liberal Demócrata.

Es el primer jefe del gobierno nacido después de la segunda guerra mundial, y el más joven de todo el período posbélico. Este cambio de gobierno se efectúa en una coyuntura económica favorable que continúa en fase de recuperación gracias a la fortaleza de las exportaciones y la demanda interna, siendo el mejor contexto económico en más de quince años en Japón.

Abe, representa una generación ajena a las vivencias directas de la guerra y por otro la maduración de un proceso de derechización del sistema político nipón y de tendencias nacionalistas.

Recibió el apoyo  de su predecesor Junichiro Koizumi para reemplazarlo y se ha declarado continuador de la agenda de reforma estructural iniciada por este, existen elementos que los diferencian que distinguirán el curso y destino del nuevo jefe de gobierno.

Aunque se propone dar continuidad a las líneas principales de la reforma económica estructural defendidas por Koizumi, buscará corregir las consecuencias sociales de esta como las crecientes diferencias entre ricos y pobres. Un ejemplo de ello es su muy publicitado proyecto de establecer un sistema que canalice la concesión de una “segunda oportunidad” a los que han fracasado en un empleo determinado o al frente de una empresa.

En su discurso inaural en el Parlamento el 29 de septiembre,  Abe explicitó las prioridades fundamentales en las que su gobierno se concentraría:

 

 

 

 

Pronóstico de Japón en el año Fiscal 2007-2008

 

Tras  asumir el poder, el nuevo primer ministro japonés Shinzo Abe, se enfrenta a muchos temas difíciles por resolver que quedaban de su antecesor  Junichiro Koizumi.

 

En la actualidad el mercado de valores y  el sector inmobiliario experimentan un crecimiento estable, se han introducido mejoras en la administración de activos, se ha acabado casi la deflación, se ha incrementado la rentabilidad de las empresas y se ha reducido el desempleo.

Las inversiones fiscales y la demanda extranjera, que constituían la fuerza motriz que impulsaba la recuperación económica, han sido sustituidas de forma paulatina por las inversiones de equipamientos empresariales y la demanda interior. Aunque Abe expresó que seguirá la línea de reforma de Koizumi, desde un punto de vista general.

No obstante las perspectivas económicas  a corto plazo son muy favorables y según el FMI, la tasa de crecimiento del PIB real podría alcanzar un 3% en 2006 y más de 2% en el 2007.

Sin embargo el FMI se excedió en su pronóstico pues el gobierno Japonés  bajó su previsión de crecimiento para el año fiscal 2006-2007 del 2,1% al 1,9%  debido a la contracción del consumo individual en los últimos meses del 2006. Para el año fiscal 2007-2008 el gobierno prevé un crecimiento de un 2,0%.

Hay que destacar que se ha fomentado la eficiencia de la asignación de los recursos ya que actualmente los gerentes tienen mayor capacidad para basar sus decisiones en consideraciones de precio y calidad. De todas formas persisten rigideces estructurales que frenan el crecimiento.

Gracias a la recuperación de la demanda doméstica impulsada por el fortalecimiento del mercado de trabajo, la expansión de los empleos a tiempo completo por primera vez en 7 años y al positivo incremento de los salarios, se estima que el año fiscal 2007- 2008 tendrá un cierre muy favorable y crecerá su economía con seguridad. Sin embargo el déficit fiscal y la deuda pública  se mantendrán a un nivel elevado.

Los bancos japoneses son actualmente menos vulnerables y están en mejores condiciones para apoyar la actividad económica. En esta mejoría han influido principalmente dos aspectos, el primer aspecto es la reestructuración de las empresas y la reactivación económica del país en sentido general y el segundo aspecto los esfuerzos desplegados para intensificar la supervisión bancaria, siendo esencial para sanear el sistema bancario.

En este sentido se plantea que las empresas son más sólidas pues han reducido los costos y la capacidad no utilizada, destinando sus ganancias a reducir el endeudamiento.[6]

 

Obstáculos que vencer para el año 2007:

Pese a la tendencia positiva de los principales índices de la economía japonesa, no se ha registrado ningún avance esencial en la reforma fiscal. Hasta finales de 2005, las deudas a largo plazo del Gobierno central y de los gobiernos regionales locales ascendían a 774 billones de yenes (unos 6,19 billones de dólares USA), un 150 por ciento más que el PIB, mientras que el déficit fiscal se cifró en un 6,4 por ciento del PIB, ambos indicadores muy superiores a la línea de alarma reconocida internacionalmente.

La causa principal de las dificultades fiscales es que los ingresos son insuficientes para financiar los gastos. Así por ejemplo, los ingresos fiscales correspondientes al ejercicio 2005 fueron de 44 billones de yenes  y los gastos fueron de 82 billones de yenes.

La pesada carga de las deudas fiscales será trasladada a la ciudadanía, cada vez mas preocupada por una subida en los impuestos que afectaría directamente al consumo y limitaría por consiguiente el desarrollo macroeconómico.

A largo plazo, sin embargo el aumento de los impuestos sobre el consumo constituye una importante medida para solucionar el déficit tributario, a pesar de que la media despertará sin duda el malestar entre los electores.[7]

Otro aspecto de dificultad es la diferencia entre regiones y la riqueza cada vez mas polarizada. Desde mediados de la década de los 70 hasta las postrimerías de los 90, la proporción de ingresos entre Tokio (los mas elevados) y Okinawa ( los mas bajos ) se hizo ver de forma apreciable.

El coeficiente de Gini, índice que mide las desigualdades entre ricos y pobres y en el que el cero significa completa igualdad, se había mantenido por debajo del 0,21 en Japón, lo que demuestra que el país asiático figuraba entre las naciones del mundo que la distribución de la riqueza es mas igualitaria.

Sin embargo, en los últimos años como consecuencia de la larga depresión y de la reforma, la diferencia entre las regiones desarrolladas y las subdesarrolladas comenzó a gravarse en términos de crecimiento económico e ingresos.

En este sentido, se ha registrado incluso un visible aumento en el número de indigentes. Según una encuesta realizada en las ciudades de Tokio y Osaka, las personas con ingresos reducidos ya representan el 52 por ciento del total de la población, mientras que los altos ingresos corresponden tan solo a un 14 por ciento, cifras que constituyen un fuerte contraste frente a las registradas durante los años 70 y 80 del siglo pasado.

Tales disparidades en los ingresos podría conducir fácilmente a la erupción de problemas sociales y he aquí el principal dilema: la continuación de las reformas agradaría la brecha, mientras que su solución sería contraria a la política de reforma y podría dar muestras de involución.

Con miras al futuro falta mucho por hacer y hay que reforzar las medidas en los siguientes puntos:

1-     Mejorar la utilización de la mano de obra.

2-     Incrementar la competencia de los mercados de productos

3-     Liberalizar el sector agropecuario

4-     Fomentar la inversión extranjera directa

5-     Reducir la elevada deuda pública y déficit fiscal.

6-     Resolver el problema del envejecimiento poblacional.

A corto plazo las perspectivas económicas son favorables  pero el principal reto es cómo mantener un fuerte crecimiento auto sostenido ante la presión demográfica, pues la población japonesa está envejeciendo rápidamente y la tasa de natalidad es muy inferior  a la reposición. La población en edad de trabajar viene reduciéndose  desde el año 2000 y la tasa  de dependencia de ancianos (la proporción de la población activa de al menos 65 años) es la más alta de los países industriales.

Por una parte una población en contracción puede mantener su nivel de vida con una tasa de crecimiento global más baja, pero por la otra se requiere una sólida tasa de crecimiento del ingreso per cápita para financiar el aumento de los gastos de jubilación y de atención de la salud atribuible al envejecimiento demográfico.

Dada la contracción de la fuerza laboral, el crecimiento per cápita dependerá de la medida en que pueda incrementarse la productividad aprovechando mejor los recursos y los avances tecnológicos.

Otro aspecto de gran importancia en la recuperación económica es que la situación financiera se está normalizando gradualmente, pues a la vez que la deflación se está reduciendo la política monetaria irá reajustándose a las condiciones cambiantes del mercado. En la primera etapa, el sistema bancario mantendrá las tasas de interés en cero pero mas adelante con la evolución prevista de los precios, es muy probable que la tasa de interés suba gradualmente.

También durante muchos años el gran déficit  fiscal que ha sufrido Japón ha obligado a tomar medidas de saneamiento fiscal para frenar el aumento de la deuda pública y crear margen para sufragar los gastos del envejecimiento de la población. Ya que la deuda neta del sector público asciende a casi un 100% del PIB, es muy posible que la precaria situación fiscal frene la recuperación prevista.

Hasta el momento las medidas que se han tomado se han centrado en recortar gastos especialmente en infraestructura innecesaria, pero en los próximas años habrá que centrar la atención en el ingreso y en la posibilidad de elevar el impuesto sobre el consumo, pues la tasa de Japón es la más baja con respecto a otros países industriales que también gravan el consumo.

Según algunos analistas, otras de las medidas que se tendrán que aplicar están las de incrementar las primas para hacer frente al fuerte aumento proyectado del gasto en seguridad social y atención de la salud  que suponiendo que se mantengan las tendencias actuales y pese a las recientes reformas de pensiones, el gasto en seguridad social alcanzará un 20% del PIB en el año 2025, frente a 16% del PIB en el año 2005. También durante ese periodo el gasto en atención de la salud se duplicará.[8]

En cuanto al sector bancario, los principales bancos han generado utilidades considerables en los últimos años. Un aumento de la rentabilidad permitirá a los bancos rembolsar las inyecciones de capital público y fortalecer su base de capital. A corto plazo, aunque el aumento de las tasas de interés debería elevar las utilidades al incrementar los márgenes de tasa de interés, la clave para proteger la solidez del sector financiero y evitar problemas es dejar de conceder créditos exigiendo garantías excesivas. En febrero del 2006 tras ocho años de disminución ininterrumpida, la tasa de crecimiento del crédito se volvió finalmente positiva.

Por último un factor importante en la recuperación de Japón y para su futuro es el desenvolvimiento del sector empresarial en la reducción de sus deudas y ampliando sus operaciones en la integración mundial trasladando parte de la producción a China y Asia sudoriental.

Consideraciones finales


Bibliografía


[1] Nakatani Iwao. “ Cinco puntos para evitar la quiebra”, Cuadernos de Japón, volumen XII, numero 1, invierno 1999, pág.45

[2] Oviedo, Luis. “Japón: la depresión económica y la economía mundial”. En defensa del marxismo revista teórica del partido obrero. Sumario del número 25. Diciembre 1999.

[3] Takenaka, Heizó. “Adelante con el programa de reformas”, Cuadernos de Japón, volumen XV, numero 3, 2002, pág. 6.

[4] Crecimiento cero en economía japonesa en los primeros meses 2003”. Cable noticioso en Agencia Internacional Latinoamericana Prensa Latina S.A. (corresponsal Tokio) 16 de mayo del 2003.

[5] Daniel Citrin y Alexander Wolfson, “ Vuelve Japón”, Finazas & Desarrollo, junio 2006

[6] Daniel Citrin y Alexander Wolfson, “ Vuelve Japón”, Finazas & Desarrollo, junio 2006

[7] http://www.argenpress.info

[8] Daniel Citrin y Alexander Wolfson, “ Vuelve Japón”, Finazas & Desarrollo, junio 2006


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Contribuciones a la Economía

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet